Guía empresarial para la migración a la nube

Migración de aplicaciones a la nube pública con soluciones de nube preparadas para el futuro

Aunque la nube ofrece muchas ventajas, muchas organizaciones se enfrentan a retos durante el proceso de migración. Desde las incompatibilidades de la infraestructura hasta el traslado de las cargas de trabajo sin interrumpir las redes estrechamente acopladas de las aplicaciones dependientes, el éxito de la migración a la nube requiere una planificación cuidadosa. 

Esta guía explora los cambios a largo plazo que impulsan la migración a la nube y los retos de migración a los que se enfrentan a las empresas. También aprenderá cómo una infraestructura de nube eficaz y preparada para el futuro puede sortear muchos de estos obstáculos. 

Empresas de todo el mundo compiten por desarrollar las aplicaciones más innovadoras y fiables. Con ello, persiguen el objetivo de satisfacer las crecientes necesidades de los clientes y acortar el tiempo de comercialización.  

Para satisfacer las crecientes expectativas de sus clientes, las empresas necesitan ejecutar las cargas de trabajo críticas para el negocio en entornos informáticos óptimos y preparados para el futuro. A menudo, esto significa migrar a la nube, para obtener una mayor agilidad, un menor coste total de propiedad (TCO) y una innovación más rápida gracias a la tecnología de desarrollo y automatización nativa de la nube. 

Las solicitudes son el punto de partida

Para las empresas modernas, las aplicaciones son una necesidad. Para que las empresas puedan ofrecer productos y servicios de alta calidad, necesitan aplicaciones fiables y fáciles de usar que apoyen sus operaciones diarias. 

Ante esta situación, ¿Cómo pueden las empresas posicionarse mejor para innovar y satisfacer las expectativas de los clientes? ¿Cómo pueden las organizaciones optimizar sus recursos para que el desarrollo, la implantación y el uso de las aplicaciones sean lo más eficaces y eficientes posibles sin comprometer su seguridad o fiabilidad? Para responder a estas preguntas es necesario comprender cómo las aplicaciones han revolucionado la forma en que interactuamos con las empresas y organizaciones, así como la comunicación interpersonal. 

Desarrollo de aplicaciones

Las aplicaciones realizan una función, una tarea o un conjunto de tareas y a menudo requieren la interacción del usuario para ello. Una aplicación puede ser independiente o desarrollarse como parte de un grupo de programas con múltiples operaciones que ejecutan la aplicación concreta para un usuario.  

Hoy en día, muchas transacciones de venta al por menor tienen lugar a través de un quiosco de autocompra o incluso a través de aplicaciones en los dispositivos móviles de los clientes. 

Las aplicaciones han evolucionado hasta el punto de poder ofrecer a los clientes una experiencia de servicio igual o superior a la de la interacción con un ser humano. Este ha sido un punto de inflexión importante para las empresas de todo el mundo.  

Piense en las tiendas con quioscos de autocompra. En el pasado, las compras se realizaban entre los clientes y los vendedores, pero hoy en día muchas transacciones minoristas tienen lugar a través de un quiosco de autocompra o incluso a través de aplicaciones en los dispositivos móviles de los clientes.  

La transformación digital que se está produciendo actualmente en todos los sectores está ayudando cada vez más a las empresas a realizar operaciones por sí mismas. En consecuencia, la naturaleza y el alcance de las aplicaciones han tenido que evolucionar para seguir el ritmo. 

Las aplicaciones requieren una estrategia especifica

Las aplicaciones se despliegan y ejecutan cada vez más en un panorama de infraestructuras diversas.  

Con la necesidad de suministrar bienes y servicios cada vez más rápido, la dependencia de las aplicaciones crece rápidamente. Se espera que en los próximos cinco años se desplieguen más aplicaciones que en las cuatro décadas anteriores. 

Las empresas deben decidir cómo desplegar, optimizar, gestionar y dar soporte a su cartera de aplicaciones en constante evolución. Esta es la base de una serie de decisiones en materia de infraestructuras. Las empresas invierten un millón de dólares e innumerables horas de recursos para migrar 1.000 máquinas virtuales (VM) a la nube. 

Se trata de una inversión importante para simplemente reescribir las aplicaciones para un entorno diferente sin aportar valor real e innovación. Por tanto, las empresas deben evitar la creación de silos de infraestructura y adoptar un enfoque que garantice una infraestructura y unas operaciones unificadas en todas las plataformas. Y aquí es donde entra la nube.

Ventajas de migrar a la nube

El principal beneficio de la migración a la nube pública es el paso de un modelo de gasto de capital ( CapEx ) local a un modelo de gasto operativo ( OpEx ) externalizado. 

Históricamente, las organizaciones han realizado grandes inversiones de  CapEx  en forma de centros de datos físicos y los han alojado en oficinas o instalaciones de cubicación para dar soporte a los requisitos de computación, almacenamiento y redes de sus aplicaciones.  

En el lugar de dependencia de los centros de datos internos, las empresas pueden ahora utilizar la nube pública como un servicio operativo basado en la suscripción. La nube les permite beneficiarse de las economías de escala, externalizar muchas operaciones y conectarse a una red global de servidores que proporcionan acceso a nuevos servicios innovadores para el desarrollo5: Puede ayudar a las organizaciones a modernizar las aplicaciones existentes, integrarlas con los servicios en la nube y  convertirlas en arquitecturas nativas de la nube, así como añadir valor a los activos de las aplicaciones existentes. 

Este enfoque ha revolucionado la informática y el mundo empresarial en muchos aspectos. 

MAS AGILIDAD

En el siglo pasado, la vida media de las empresas era de más de 50 años. En la actualidad, la mayoría de las empresas del S&P 500 sobreviven poco más de 20 años. Para 2027, se espera que esa vida útil se reduzca a sólo 12 años. 

Las empresas deben cambiar de táctica, adaptarse a nuevos entornos y desarrollar nuevas formas de pensar en poco tiempo para seguir siendo relevantes. Los que establecen estructuras y procesos más permanentes descubren que sus inversiones se quedan rápidamente obsoletas. Así, se vuelven incapaces de seguir el ritmo.  

Por esta razón, invertir en CapEx se considera ahora una estrategia arriesgada. Los nuevos avances tecnológicos pueden hacer que las inversiones en recursos de las empresas queden obsoletas de la noche a la mañana.  

Un modelo OpEx reduce este riesgo de inversión, ya que las empresas pueden pagar los recursos a medida que los utilizan. Así, las empresas no lo pierden todo cuando cambia su situación. 

Desarrollo de aplicaciones

Las empresas suelen fijarse sólo en el coste inicial de un centro de datos físico y no en los costes que se producirán a lo largo de los años. Estos costes continuos de asistencia, mantenimiento, consumo de energía, refrigeración y personal pueden ser significativos. Según Forrester, las organizaciones pueden reducir los costes medios de sus centros de datos en 1,4 millones de dólares utilizando la nube pública. 

La nube puede aliviar esta presión financiera gracias a las economías de escala. Los proveedores de nubes públicas pueden reducir sus costes de mantenimiento, conservación, consumo de energía, refrigeración y personal por unidad de servidor en comparación con los centros de datos operados por empresas privadas. Este ahorro puede trasladarse a las empresas, reduciendo el coste de aprovisionamiento de almacenamiento, informática y conectividad para las aplicaciones de la empresa. 

Ahorro mediante la mejora de las infraestructuras

Con el tiempo, el aumento de la carga y la disminución de la eficiencia pasan factura a los centros de datos, como a cualquier otro equipo. En el pasado, las organizaciones tenían que actualizar su infraestructura para mantener el software y el hardware del centro de datos al día. Se trataba de un proceso costoso, largo y perpetuo.  

Hoy en día, las empresas pueden migrar las aplicaciones a la nube al final de un ciclo de actualización del hardware. Los estudios de IDC han demostrado que al utilizar la infraestructura en la nube, las empresas pueden reducir sus costes de infraestructura de TI en una media del 26%. 

Adquisición eficiente y flexible de recursos

Las empresas a menudo necesitan prever la cantidad de infraestructura que utilizarán en el futuro para asignar con precisión el presupuesto y los recursos necesarios. Si invierten demasiado poco, se arriesgan a ofrecer un servicio lento y poco fiable a sus clientes. La tendencia es comprar demasiado: Las empresas desperdician un total de 62.000 millones de dólares cada año debido a la capacidad no utilizada de los centros de datos. 

Al migrar a la nube, las empresas pueden beneficiarse de un modelo de precios flexible. Sólo pagan por los recursos informáticos que utilizan las aplicaciones en la nube en un momento dado.  

Si su producto o servicio tiene éxito, pueden simplemente comprar capacidad adicional para satisfacer la demanda de los clientes. Si la demanda disminuye, simplemente reducen el uso verticalmente para desperdiciar menos recursos. 

Las empresas desperdician 62.000 millones de dólares al año en capacidad de centros de datos sin utilizar 

Capital de crecimiento adicional

Los centros de datos redundantes, el mantenimiento y la capacidad no utilizada consumen mucho capital. Pero al pasarse a la nube, las empresas pueden eliminar los costes asociados a la gestión de la infraestructura local. Sólo pagan por la capacidad que necesitan, lo que supone un importante ahorro de costes. Estos fondos podrían destinarse a actividades generadoras de ingresos, como el desarrollo de nuevos productos o campañas de marketing. Esto es fundamental para las empresas que quieren competir en el mercado altamente competitivo de hoy en día. 

Ahorro de tiempo

Además de las ventajas de ahorro de costes, la nube pública tiene otro punto positivo decisivo que resulta muy atractivo para las empresas: el ahorro de tiempo.  

Al trasladar las cargas de trabajo de los centros de datos locales a la nube, las organizaciones pueden beneficiarse de la externalización de una serie de actividades de gestión y mantenimiento de TI que consumen más tiempo. Según IDC, los equipos de TI trabajan un 47% más eficientemente de media con una plataforma en la nube integrada.7 Esto les permite centrarse en actividades generadoras de ingresos como el desarrollo de funciones, la corrección de errores y las nuevas innovaciones para mejorar la experiencia del cliente y obtener una ventaja competitiva sobre la competencia. 

Para finales de 2020: el 85% de las empresas tiene previsto trasladar la mayoría de sus cargas de trabajo a la nube. 

Acceso a los servicios en la nube

La migración de aplicaciones a la nube permite a las organizaciones acceder a un amplio mundo de servicios de desarrollo y gestión. Los beneficios son muchos, desde la mejora de la eficiencia en la entrega de aplicaciones hasta el aprovechamiento de la tecnología del proveedor de la nube para el desarrollo de nuevas capacidades.  

Por ejemplo, las plataformas de inteligencia artificial y aprendizaje automático, así como las herramientas de desarrollo empresarial, pueden utilizarse para modernizar las aplicaciones existentes y desarrollar aplicaciones de próxima generación. Esto ofrece una propuesta de venta única frente a la competencia. 

Beneficios de la nube híbrida Cada vez más empresas se dan cuenta de las ventajas de trasladar las cargas de trabajo a la nube. El 85% de las empresas esperan trasladar la mayoría de sus cargas de trabajo a la nube para finales de 2020. De hecho, hasta un 25% de las empresas tiene previsto trabajar exclusivamente en la nube. 

Sin embargo, para algunas organizaciones, la nube pública no es la única solución para todas las cargas de trabajo. A veces es más rentable mantener las aplicaciones con dependencias específicas en las instalaciones. Además, muchas organizaciones necesitan seguir gestionando ciertas cargas de trabajo internamente por razones de cumplimiento y soberanía de datos. 

Para la mayoría de las empresas, lo ideal es una infraestructura que abarque ambos entornos. 

La decisión a favor o en contra de la migración es una decisión estratégica que debe tomarse caso por caso. Depende del coste y la complejidad de la migración de una aplicación o centro de datos, así como de los beneficios que se esperan en la nube.  

La infraestructura ideal para la mayoría de las empresas incluye ambos entornos. Proporciona la estabilidad y la familiaridad de las infraestructuras locales al tiempo que aprovecha los servicios y la escalabilidad de la nube pública. Esta infraestructura ideal es la nube híbrida.  

La migración a la nube híbrida puede proporcionar a las organizaciones un importante ahorro de costes: Una investigación reciente del Grupo Taneja muestra que suele ser un 34% más barato que la refactorización en la nube pública. 

En la siguiente sección, exploramos los retos a los que se enfrentan las empresas al migrar a la nube y cómo una infraestructura de nube híbrida sin fisuras puede ayudar a resolverlos. 

Retos de la migración a la nube

Las empresas modernas están sometidas a una enorme presión para impulsar el crecimiento y la innovación con gran rapidez. En consecuencia, muchas organizaciones se han apresurado a adoptar tecnologías como la computación en nube sin comprender plenamente ni planificar los retos que presentan. 

Según McKinsey, “trasladar las aplicaciones y los datos a plataformas de nube pública requiere abordar una serie de cuestiones tecnológicas, de seguridad, operativas y financieras.” Los datos reflejan estas dificultades. En una encuesta reciente de Accenture, casi dos tercios de las empresas afirmaron no haber obtenido los beneficios que esperaban de la migración a la nube. 

A continuación se describen los problemas más comunes a los que se enfrentan las empresas durante la migración. También explica los enfoques que pueden utilizar para superar estas dificultades. 

1. Infraestructuras de nube incompatibles

Uno de los problemas de migración más citados es la incompatibilidad y la infraestructura heredada. El 43% de las organizaciones se ven afectadas por esto, así como por la dispersión de las aplicaciones.11 Muchas organizaciones esperan poder trasladar las aplicaciones locales directamente a su entorno de nube utilizando el método “lift and shift”. Sin embargo, la simplicidad de esta estrategia no refleja la realidad.  

Los distintos entornos tienen diferentes sistemas operativos y diferentes requisitos para las aplicaciones que albergan. A menudo, este enfoque conduce a problemas de rendimiento. En el peor de los casos, la aplicación ni siquiera puede utilizarse en el nuevo entorno. 

A menudo, los intentos de migrar las aplicaciones heredadas a la nube mediante el método denominado “lift and shift” fracasan porque las aplicaciones deben ejecutarse en sus respectivos entornos debido a los requisitos de los proveedores de nubes públicas. 

El 43% de las organizaciones considera que la incompatibilidad de la infraestructura y/o la dispersión de las aplicaciones es un reto para la migración. 

 

Retos de compatibilidad

  • Integración limitada de la red en entornos locales y de nube pública  
  •  Entornos de red para la autorización, la autenticación, el seguimiento del uso, la optimización de los costes y el rendimiento, la automatización y la asignación de procesos.  
  • APIs, políticas, UIs y otros componentes en conflicto  
  •  Mantener la integración de los datos durante las actualizaciones y parches del entorno 

Solución

Muchas soluciones en la nube requieren una cantidad significativa de tiempo, dinero y recursos de TI para garantizar la compatibilidad entre las aplicaciones en diferentes entornos. Un servicio listo para usar que proporcione una infraestructura unificada y coherente en un entorno híbrido sin fisuras y que resuelva el problema de la compatibilidad beneficiaría a las organizaciones en esta situación. 

2. Falta de Apoyo a la Política de Seguridad

En las primeras etapas de la adopción de la nube, muchas organizaciones se vieron paralizadas por las implicaciones de seguridad de trasladar las cargas de trabajo a la nube. Se llamó a este estado, que se produce en una de las tres fases de la adopción de la nube, paranoia de la nube.  

Según un informe de 2018 de Crowd Research Partners, la visibilidad, el cumplimiento y las políticas incoherentes son los tres principales retos de seguridad a los que se enfrentan las empresas en la nube. 

Cada proveedor tiene sus propias políticas de seguridad, pero no necesariamente coinciden con las políticas internas de la empresa. Esta divergencia entre la arquitectura de seguridad local y la nube puede hacer que la migración sea un reto. 

Retos de compatibilidad

  •  Mayor riesgo de seguridad al trasladar los datos a otro entorno  
  •  Aumento del coste y la complejidad del cifrado de datos y de la propiedad de las claves de cifrado  
  •  Los marcos de seguridad de los proveedores de la nube son inadecuados para los sectores altamente regulados (por ejemplo, los servicios financieros o la sanidad) 

Solución

La visibilidad es esencial para mantener la seguridad de extremo a extremo durante la migración. Las políticas totalmente transparentes de los centros de datos locales a la nube permiten a las organizaciones identificar y corregir las incoherencias. Según Gartner, las organizaciones que implanten herramientas de visibilidad y control adecuadas experimentarán un tercio menos de fallos de seguridad en los próximos años. 

3. Las migrar Aplicaciones y las Dependencias Asociadas

La infraestructura, las operaciones y las aplicaciones son las tres capas esenciales que las organizaciones deben considerar durante una migración. Las dependencias entre estas capas que no se han abordado pueden causar una serie de complicaciones.  

Por ejemplo, la migración de una aplicación que depende de la gestión operativa de un sistema local puede causar graves problemas de rendimiento sin una planificación adecuada. El reto de identificar las dependencias e interacciones de los servicios en un entorno basado en contenedores afecta al 46% de las organizaciones.15 En casos extremos, las aplicaciones no son totalmente funcionales y deben ser trasladadas de nuevo al centro de datos, un proceso caro y que requiere mucho tiempo. 

El 46% de las empresas tiene dificultades para identificar las dependencias. 

Retos de compatibilidad

  •  Insuficiente transparencia de los flujos de datos entre aplicaciones  
  •  Latencia debida a la transferencia de datos entre aplicaciones locales y en la nube  
  • Impacto del traslado de una aplicación única a aplicaciones locales interdependientes  
  • Tanto trasladar el nivel de datos a la nube como dejarlo en el entorno local durante la migración puede afectar al rendimiento de la aplicación. 

Solución

Para evitar problemas de dependencia, las organizaciones necesitan visualizar cómo las aplicaciones interactúan con sus sistemas operativos, infraestructuras y entre sí en todos los entornos. Lo ideal es minimizar los problemas de compatibilidad y garantizar la coherencia entre entornos. Así se evitan las complicaciones causadas por las dependencias entre las capas de la infraestructura. También permite que las aplicaciones interdependientes se transfieran sin problemas después de la migración. 

Por último, las empresas necesitan poder migrar las aplicaciones en bloque para trasladar juntas las aplicaciones interdependientes sin tiempo de inactividad. 

4. Costes de refactorización y reescritura de Aplicaciones

El 89% de las organizaciones se enfrenta a problemas de costes al migrar a la nube.15 Una migración “lift and shift” no suele funcionar y puede poner en peligro el rendimiento de las aplicaciones. Las aplicaciones locales a menudo no son totalmente funcionales en el nuevo entorno a menos que las organizaciones cambien el código.  

Un método es la refactorización. Se trata de aplicar al código una serie de pequeñas transformaciones que preservan el comportamiento. Estas transformaciones modifican la aplicación a lo largo del tiempo para adaptarla al nuevo entorno. Sin embargo, muchos ingenieros con experiencia en entornos locales no están familiarizados con la refactorización para la nube. Esto impide que las empresas aprovechen su talento interno. 

El 89% de las organizaciones se enfrenta a problemas de costes al migrar a la nube. 

El otro método comúnmente utilizado es reescribir completamente el código. Las empresas tienen que invertir mucho tiempo y dinero en cada uno de estos métodos. Luego está el número de aplicaciones que hay que cambiar. De hecho, dos de cada cinco empresas citan el coste de la reescritura de aplicaciones como su mayor coste de migración. 

Retos de compatibilidad

  • Código heredado que no se adapta a los entornos de infraestructura modernos basados en la nube  
  • Requerimientos de recursos para la actualización de aplicaciones heredadas necesarias para preparar la migración  
  •  Mayor utilización de los recursos en función del número de cargas de trabajo incompatibles que hay que migrar 

Solución

Lo ideal es que las empresas necesiten una infraestructura que soporte la migración de sus aplicaciones existentes sin cambios. Con una infraestructura y unas operaciones coherentes en las instalaciones y en la nube, las empresas pueden trasladar las aplicaciones existentes sin necesidad de refactorizarlas o reescribirlas: el entorno de destino ya está configurado para soportar las cargas de trabajo que se migran. 

5. Falta de Planificación Estratégica

La decisión a favor o en contra de una migración a la nube es compleja. Depende del valor de la aplicación, el impacto en el negocio, el coste y la complejidad de la migración, y los beneficios esperados en la nube. No obstante, Gartner estima que menos de un tercio de las empresas tienen una estrategia documentada sobre la nube. 

Las empresas que no tienen una estrategia global de nube alineada con su estrategia de negocio corren un riesgo mucho mayor de fracasar y desperdiciar la inversión. 

Dada la presión para innovar, no es de extrañar que muchas organizaciones se apresuren a migrar. Muchos de estos intentos fracasan, provocando el estancamiento de los proyectos o el traslado de las aplicaciones a su entorno original en las instalaciones. 

 

Retos de compatibilidad

  •  Falta o incapacidad de desarrollar un caso de negocio claro para la migración a la nube  
  •  Falta de consideración de las dependencias entre la infraestructura, la aplicación y los procesos operativos  
  •  No hay una consideración equilibrada de los requisitos técnicos y las necesidades empresariales  
  •  No investigar y comprender la gama de requisitos de las aplicaciones y las estrategias de migración.  
  •  Intentar una migración sin pruebas y aprendizaje previos 

Solución

El desarrollo de una estrategia global de migración es la mejor garantía para el éxito de la misma. Las organizaciones deben tener en cuenta todos los aspectos: por ejemplo, los resultados empresariales deseados, las prioridades de inversión, los modelos de implantación, los proveedores de servicios, la dotación de personal y las políticas de la nube.  

Muchos elementos de una buena estrategia de migración dependen de la estructura y la cultura particulares de la empresa. Aquellos que migran a la nube también pueden posicionarse mejor seleccionando un proveedor de nube experimentado y utilizando las mejores herramientas de su clase para mapear exhaustivamente sus flujos de datos de aplicaciones y estimar los costes de salida de la red en curso. 

6. Escasez de competencias

Con el auge de la migración a la nube, el 90% de las empresas tienen dificultades para encontrar empleados con experiencia en la nube.18 Intentar gestionar la complejidad de la migración a la nube sin los equipos adecuados puede generar costes y riesgos adicionales para las empresas. 

 

Retos de compatibilidad

  •  Realizar migraciones sin una estrategia adecuada  
  •  Mayor riesgo para la seguridad durante la migración debido a la falta de experiencia  
  •  el coste de la formación del personal para utilizar nuevas herramientas o entornos  
  •  Líderes empresariales que no involucran a las TI en las decisiones de migración  
  •  Retraso del proceso de migración debido al reciclaje de los empleados existentes o a la contratación de nuevos empleados 

Solución

La solución ideal no requiere formación ni la contratación de nuevo personal para completar la migración. Es beneficioso para todas las organizaciones aprovechar las herramientas y habilidades existentes para que su equipo de TI pueda aportar su experiencia al proceso de migración de una manera rentable, oportuna y eficiente. 

Explorar y analizar Conozca los sesgos y riesgos de la adopción de la nube, compare la rentabilidad de las diferentes opciones de infraestructura y decida qué enfoque es el adecuado para usted utilizando la Guía de Economía de la Nube. 

7. Migrar y modernizar

Las aplicaciones modernas están transformando los negocios. Proporcionan experiencias digitales mejoradas para atraer, apoyar y retener a los clientes. Estas aplicaciones modernas deben impulsar los resultados empresariales, como el aumento de la agilidad del negocio, la innovación, el crecimiento y la diferenciación del mercado, al tiempo que equilibran el coste, la seguridad, la fiabilidad y el control. 

 

Retos de compatibilidad

  •  Falta de portabilidad e interoperabilidad de las aplicaciones en entornos híbridos  
  • Herramientas de gestión y controles de seguridad incoherentes  
  •  Múltiples modelos y procesos operativos en entornos locales y en la nube  
  •  Escasez de competencias en los equipos de desarrollo/implantación de aplicaciones y de infraestructuras 
  •  Interrupción de los procesos y procedimientos empresariales existentes durante la modernización  
  •  Desperdicio de la inversión actual en la modernización de las aplicaciones 

Solución

La nube ha sido fundamental para ayudar a los equipos tecnológicos no sólo a desplegar nuevas aplicaciones, sino también a proporcionar una vía para modernizar las aplicaciones empresariales existentes. 

Servicios y Soluciones Inteligentes S.A.S. es su partner para la migración y operación de la nube.

Nosotros como integradores de sistemas, les soportamos paso a paso con la elaboración de un plan estratégico para trasladarse a la nube. Comenzamos por entender sus objetivos de nube porque el desarrollo de una estrategia global de migración es la mejor garantía para el éxito de la mismaRealizamos un análisis de riesgo del traslado de las aplicacionesCon una infraestructura y unas operaciones  coherentes en las instalaciones y en la nube, las empresas pueden trasladar las aplicaciones existentes sin necesidad de refactorizarlas o reescribirlas. El entorno de destino ya está configurado para soportar las cargas de trabajo que se migran.  

Agende una cita con nosotros y desarrollamos juntos un plan para una migración y operación estructurada de la nube.